Seguidores

lunes, 15 de abril de 2013

Homenaje a Pepe Casado





El pasado viernes, republicanos isleños recordaron la vida y obra del escritor Pepe Casado, pionero memorialista, en el Café-Bar La Taberna del Agua, con una tertulia que versaba sobre la "Vida y obra de Pepe Casado".

La tertulia contó con la asistencia de familiares del escritor Pepe Casado, además de un buen número de ciudadanos, miembros del Ateneo Republicano y de otros colectivos de la Isla, que llenaron el local.
La tarde en la Taberna del Agua se desarrolló de forma muy amena y participativa por parte de los asistentes. El ateneísta Gonzalo Alías, comenzó del acto con estas palabras:

“Pepe Casado fue un ciudadano de esta Isla nuestra al que, como a tantos otros, le tocó vivir unos tiempos desgraciados y convulsos, una época en la que el mismo describió como –ciudadanos victimas de la más enajenada estupidez de gentes sin escrúpulos que convirtieron nuestra ciudad en un baño de sangre”
“Le tocó vivir esos trágicos momentos siendo un niño y un adolescente, pero a diferencia de otros, que atenazados por el miedo callaron y enterraron en el pozo del olvido sus sufrimientos, el en cambio, decidió que aquellas vivencias tenían que ser contadas, recordadas y denunciadas como una de las peores pesadillas vividas por los isleños e isleñas”
Alias desgranó la bibliografía de Casado e hizo un repaso de la intensa biografía del autor.

Posteriormente tomó la palabra Antonio Gil, miembro también del Ateneo de La Isla, que realizó una exposición sobre el libro "Trigo Tronzado", sobre las peripecias de Pepe Casado para obtener los datos contenidos en el libro secreto guardado en la iglesia mayor y escrito a mano por el cura que “asistió” y acompañó a los militares y falangistas autores del baño nocturno de sangre, a los facinerosos que cada noche, fusilaban a gente inocente en las tapias del cementerio o en las orillas de los caños y salinas.

Gil calificó la obra Trigo Tronzado como “un documento único y valiente, por ser uno de los pocos testimonios escritos, con datos reales y constatables, de las victimas de los fusilamientos…”