Seguidores

lunes, 19 de octubre de 2009

Homenaje a Pepe Casado en el Iº Encuentro Republicano de la Provincia de Cádiz.


El Ateneo Republicano de La Isla dedicó un homenaje al pionero de la Memoria en San Fernando.



José Casado Montado (In Memorian)

Amigos y amigas, ciudadanos y ciudadanas, con este Acto, los distintos Ateneos de la provincia estamos haciendo un homenaje, a través de los familiares, a todas aquellas victimas, fusilados y represaliados por el régimen golpista de Franco; Aún hoy, seguimos en la ardua tarea de sacar de la oscuridad de la historia oficial y del olvido, los nombres, Todos los Nombres de aquellos que por el simple hecho de ser obreros, trabajadores, sindicalistas, republicanos y republicanas, fueron fusilados.
Desde el Ateneo isleño, queremos rendir homenaje a esos historiadores, profesionales unos, y aficionados otros, que con una dedicación encomiable, con horas y horas de investigación, nos están devolviendo para el recuerdo y para la dignidad, los nombres, sus vidas y sobre todo el motivo y la manera de sus muertes.

Especialmente queremos recordar a José Casado Montado, fallecido en 1994, un isleño que tras una infancia y juventud marcadas por la miseria, el hambre y la desesperación que el régimen franquista impuso a los supervivientes del genocidio, dedicó sus últimos años a escribir, a investigar y plasmar en sus libros, sus vivencias personales…(¡Cuanta hambre al llegar la guerra y cuanto terror con los falangistas… y tantas cosas malas, en tan pocos años y con tan pocos años!…) relataba Pepe en Memorias de un Mal Nacido.

Pero la mayor contribución de Pepe Casado para la recuperación de la Memoria, para la recuperación de los Nombres de nuestros familiares, para la dignificación y rescate del olvido impuesto, fue, sin duda, su libro, Trigo Tronzado, en el que fruto de su habilidad para esquivar la vigilancia del párroco y del sacristán de la Iglesia Mayor Parroquial de La Isla, consiguió copiar el libro secreto que por el párroco, de su puño y letra, registraba a diario los “orden especial del Ilmo. Sr. Vicario Capitular del Obispado”“feligreses que fueron asistidos en la hora de sus muertes, decretadas por Consejo de Guerra o por Ley de Guerra”… es decir, los datos personales de los que fusilaban, de las “sacas” nocturnas.

Gracias a Trigo Tronzado, gracias a Pepe, hoy conocemos los nombres de isleños e isleñas, de puertorealeños, de republicanos y republicanas de la Bahía de Cádiz, que hubieran quedado enterrados en el olvido, en las fosas comunes de las cunetas y de los esteros.

Nuestro homenaje y nuestro recuerdo para Pepe, quien siempre decía a los que tuvimos la suerte de conocer que “Sin Memoria No Hay Dignidad”.

Salud y a por la Tercera, ¡Ni un paso atrás!

2 comentarios:

daalla dijo...

La Memoria no sería lo mismo sin la aportación impagable de personas como él. Vaya también mi homenaje a Pepe Casado.
Salud y República

Anónimo dijo...

recomiendo este libro sobre todo a los jovenes para que entere de lo que se vivio en la posgerra y lo que sufrieron tatas personas inocentes.me quede con las ganas de que me firmara este libro pues el escritor murio al poco de yo leerlo.