Seguidores

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Localizadas en Cádiz 100 fosas comunes que guardan los restos de 3.021 víctimas

Fosa en el Cementerio de San Fernando

La Administración presenta el mapa andaluz donde se marcan los enterramientos de la Guerra Civil
Publicado en: La Voz digital.es

El viceconsejero de Gobernación y Justicia, José Antonio Gómez Periñán, presentó ayer en Sevilla el Mapa de Fosas Comunes en Andalucía; un documento donde quedan identificados los enterramientos que se hicieron durante la contienda civil y la posguerra. Unas tumbas colectivas que con el paso de los años fueron quedando en el olvido pese a que en ellas, según estimaciones de la Junta, se encuentran los restos de 47.000 víctimas. En total, se han localizado 614 fosas en toda la Región. Periñán subrayó que estas cifras sitúan a la Comunidad Autónoma a la cabeza en los trabajos de identificación de estos fallecidos cuyos familiares claman por recuperar su dignidad.

Si se acude a los enterramientos descubiertos en suelo gaditano, esta provincia está entre las que más fosas colectivas se abrieron. Un centenar se ubica en distintos puntos de Cádiz. El 71% de ellas están localizadas en los cementerios, ya sea en su interior o contiguas a sus tapias. Sólo supera a la provincia en número Sevilla, con 130; y Huelva, con 120. Y es que en este triángulo de la Andalucía occidental el bando de guerra de la ley franquista fue aplicado con todo el rigor. En el resto de provincias andaluzas se han podido localizar nueve en Almería, 69 en Córdoba, 86 en Granada, 24 en Jaén y 76 en Málaga.

En el centenar de fosas señalado en el mapa de Cádiz están guardados los restos de 3.021 víctimas. Si bien este número está lejos de los fallecidos que están registrados en otros enterramientos andaluces. Así, por poner algunos ejemplos, en Córdoba hay enterradas 9.579 personas; en Granada, 5.500; en Huelva, 6.019; en Málaga, 7.471; y en Sevilla, 12.507.
Las fosas que se investigan en Cádiz están repartidas por toda la geografía provincial. Si se observa el gráfico inferior se constata que en la mayoría de las localidades de la Sierra hay enterramientos que datan de la Guerra Civil. Si bien los municipios con más fosas están situados en puntos opuestos del mapa. Se trata de San Roque (10) y Jerez y Arcos, ambas con seis fosas identificadas.

El viceconsejero estuvo acompañado durante la rueda de prensa por el comisario para la Memoria Histórica, Juan Gallo, quien confirmó que se han podido identificar «aproximadamente el 50% de los nombres». Las fuentes de información que han sido utilizadas han sido en su mayoría (un 90 % de los casos) el testimonio oral de testigos, de los familiares o de investigadores locales, y en el restante 10 %, los técnicos han acudido a los registros civiles, judiciales y de los cementerios que han permitido constatar la existencia de ejecuciones en esos municipios.

Este trabajo de campo ha permitido identificar cada fosa, localizarla, describir sus características, realizar un relato histórico sobre las circunstancias de su apertura, estimar el número de víctimas y enumerar las actuaciones de exhumación conocidas.

Inicio sangriento

El 80 % de las fosas se abrieron en 1936, cuando las ejecuciones en el bando rebelde se realizaban por «aplicación del bando de guerra», mediante lo que se llama el «paseo». Por su parte, las fosas correspondientes a los restantes años de la guerra se localizan principalmente en la zona oriental de Andalucía, coincidiendo con la cronología del avance del ejército franquista. También se han descubierto 20 fosas posteriores a 1939, reflejando la prolongación de la represión durante la posguerra, en algunos casos contra la guerrilla que resistió en los montes andaluces una vez implantada la dictadura.

Por su parte, Juan Gallo reconocía que pese al laborioso trabajo que están llevando a cabo no se podrá cumplir un objetivo pleno, ya que «nunca serán identificadas el 100% de las víctimas, porque lo impida el estado de los restos, o porque no hay familiares para contrarrestar los mismos». En ese sentido, el comisario para la Memoria Histórica insistió en que «se están exhumando los fallecidos reclamados por los familiares, porque hay víctima no reclamadas o que ya han sido sacadas de esas fosas».

Gómez Periñán manifestó que las metas de este mapa de fosas de víctimas de la Guerra Civil y la posguerra en Andalucía son «el de llenar una vacío historiográfico, procurar la dignificación y preservación de los lugares de enterramiento; y que los restos encontrados puedan ser, si es posible, entregados a sus familiares para darles sepultura». El viceconsejero añadió que la intención de la Administración regional es que «las víctimas ignoradas de la guerra y la posguerra sean honradas, reconocidas y rehabilitada públicamente, y contribuir en un ejercicio de memoria por el reconocimiento y contra el olvido». Por eso, además, ha añadido que «de los 359 municipios donde han aparecido enterramientos, en 172 ya se han hecho o se van a hacer monumentos a la memoria a cargo de la Junta de Andalucía».


Memoria recuperada (Comentario a la noticia)

Una de estas fosas comunes, según cuentan los abuelos, se encuentra debajo del Parque de la Plaza Asdrúbal de Cádiz. ¿Será por eso, por lo que ningún gobierno ni de izquierdas, ni de derechas, ha querido hacer un parking subterráneo bajo la antigua plaza de Toros? Se ha remodelado en 2 ocasiones y curiosamente nunca se han llevado a cabo las excavaciones. Según contaban, se fusilaba y se enterraba allí mismo. Triste sorpresa para quien lo descubra.

Por cierto cuando se quemó "accidentalmente" el Archivo General del Departamento Marítimo 4 plantas (en agosto de 1976), situado en la Escuela de Suboficiales de San Fernando (Ningún Jefe salió condenado, a pesar de que los bomberos de la Armada tienen su base a 150 metros del Edificio, no llegaron a tiempo) se podrían haber salvado todos los Juicios sumarísimos y localizaciones de fosas comunes, pero hicieron limpieza antes de que se aprobara la reciente democracia. Casualmente se salvó toda la documentación anterior a 1936, que fue llevada a Madrid unos años antes, sólo quedaba toda la documentación militar de la Guerra Civil y de los que desgraciados que fueron juzgados y asesinados injustamente con posterioridad. Durante días volaron por los aires documentos quemados con nombres y apellidos, motivos del juicio, acusaciones de los representantes de la Iglesia, militares sublevados, etc...

También existía otra fosa común junto al campo de Tiro de la Armada en la Casería, frente a la bahía.


Otra frente al Penal Militar de las 4 Torres en el Arsenal de la Carraca perdidos en el fango.

Todo comprobable con un poquito de interés. Esto no es venganza, es recuperar la memoria de los que no han podido descansar en paz después de 60 años.

martes, 7 de diciembre de 2010

La memoria enterrada

Carlos Cherbuy

Los Ayuntamientos de la Bahía, nada o poco han hecho por cumplir con la Ley de la Memoria Histórica

Para las administraciones locales, hoy todo queda como un rumor. Una especie de ruido en el que resulta imposible distinguir la verdad, porque se encuentra bajo tierra, mezcla de huesos batidos por las balas, verdades escondidas tras capas de cal y olvido cultivado interesadamente, metódicamente, premeditadamente…

Enterraron la ignominia en fosas y cunetas, y la memoria de lo que sucedió también quieren enterrarla con paladas de tiempo, con gestos hipócritas, con una incumplida ley, porque se legisló para el olvido, para la desmemoria, para el incumplimiento.

La verdad sigue enterrada, está enterrada y el suelo de San Fernando, también ahoga el grito de aquellos que fueron fusilados en época franquista. Han pasado los años y poco o nada se ha avanzado para que las familias puedan encontrar a sus desaparecidos, a sus fusilados. Según se ha podido saber la fosa común del cementerio isleño no es la única que guarda en sus entrañas lo que una vez fueron arranchados gritos, balas, cal y cuerpos. En la misma puerta de la Carraca tanto en su margen izquierdo como en el derecho se cree que existen restos de víctimas de aquella época, así como en otros lugares de la ciudad de tradición salinera o industrial como las inmediaciones de la antigua fábrica de San Carlos.

Los nombres, al menos, se han recuperado gracias a la labor de Pepe Casado y su obra "Trigo tronzado" en la que su habilidad para esquivar la vigilancia del párroco y del sacristán de la Iglesia Mayor Parroquial de La Isla, consiguió copiar el libro secreto que por el párroco, de su puño y letra, registraba a diario por “orden especial del Ilmo. Sr. Vicario Capitular del Obispado” y que recoge los datos de los “feligreses que fueron asistidos en la hora de sus muertes, decretadas por Consejo de Guerra o por Ley de Guerra”… es decir, los datos personales de los isleños fusilados; Ahí se pierde ya el trabajo por recuperar la Memoria Histórica en San Fernando.

Los nombres de calle de tradición franquista, el título de Hijo Predilecto de La Isla al genocida general Varela, placas y símbolos permanecen. Tan sólo se ha quitado una placa de mármol falangista de la Iglesia Mayor tras su restauración. Aunque como se pudo comprobar en el encuentro que se mantuvo para la conmemoración de la muerte del alcalde isleño Cayetano Roldán, a la que acudieron diferentes asociaciones de la Bahía, no es el único municipio que se encuentra en estas circunstancias.

La AMH de la capital está preocupada por el traslado de restos del cementerio. Aseguran no tener ayuda del ayuntamiento para la identificación de las fosas comunes que existen en el recinto.

En el Puerto de Santa María la lucha sí ha tenido algún resultado, pues la ciudad cuenta con un mausoleo en honor a las víctimas. Además el colectivo de esta ciudad está realizando un fondo documental de datos y vídeos con testimonios para localizar no sólo a familiares sino las diferentes fosas comunes.

La situación de Puerto Real es bien distinta pues cuenta con un monolito se han eliminado los símbolos franquistas y se han localizado ya a 132 personas fusiladas. Además se espera el permiso para realizar las primeras catas de fosas comunes para comenzar a trabajar para solicitar las exhumaciones.

Ese paso lo ha dado ya Chiclana al conseguir la asociación de Memoria Histórica la autorización del Ayuntamiento para que se realice una cata en el cementerio San Juan Bautista, y que pueda localizarse la fosa común que, se cree, existe en esta zona. La historia se remonta a varios meses atrás, cuando desde la Asociación para la Memoria Histórica de la ciudad trasmitió la intención al Consistorio local de efectuar estos trabajos.

El responsable del Comisariado para la Recuperación de la Memoria Histórica de la Junta, Juan Gallo, ya visitó la zona acompañado de dos arqueólogos y responsables locales.
Esta primera toma de contacto resultó muy positiva. Según explican los expertos, en el cementerio de Chiclana podría encontrarse una fosa común en la que podrían estar enterrados una treintena de fusilados en la Guerra Civil.
Tras obtener los correspondientes permisos, el comisariado va a iniciar una serie de catas arqueológicas para detectar la fosa en el patio de San Julio y, en caso de que se hallara, procederá a su delimitación y protección para evitar que se sigan construyendo nichos encima.

En el encuentro de memorialistas también quedó patente el contrapunto de otras localidades que como Aguilar de La Frontera (Córdoba) o Marchena (Sevilla) las asociaciones, con su tesón y trabajo de años han conseguido implicar a sus ayuntamientos y arrancarles algunos apoyos y se han conseguido avances importantes en la recuperación de la memoria y la dignificación de las victimas del franquismo.

La casi totalidad de estos pequeños logros son solo el fruto de un trabajo constante de familiares, asociaciones, arqueólogos e historiadores y de algunas administraciones locales, las menos, que empujadas y a remolque de los memorialistas han puesto su granito de arena. En nuestra Bahía sus ayuntamientos nada o poco han hecho por cumplir con la Ley de la Memoria Histórica.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Encuentro Memorialista en La Isla

Alcalde Cayetano Roldán Moreno

En la madrugada del 28 al 29 de Octubre de 1936 fue fusilado nuestro alcalde Cayetano Roldan Moreno. Con motivo del 74º aniversario de su asesinato y dado que San Fernando es una de las ciudades donde el ayuntamiento se niega rotundamente y por sistema a aplicar la Ley de MH, a pesar del continuo trabajo y presión que desde AMERE estamos realizando, hemos organizado un encuentro entre asociaciones memorialistas con dos objetivos fundamentales:

1º, Intercambiar experiencias de los distintos trabajos realizados, logros conseguidos, trabas (claros ejemplos La Isla y Jerez)… etc.

2ª.- Denunciar y reivindicar conjuntamente la inmediata aplicación de la Ley en nuestros municipios.

Nos han confirmado asistencia:
.-Aguilar de La Frontera (Córdoba) AREMEHISA, donde están ultimando trabajos de exhumación de fosas.
.-Marchena (Sevilla) DIME
.-Chiclana,ARMHSPC
.-El Puerto de Sta. María, Foro por La Memoria
.- Jerez de La Fra., Jerez Recuerda
.-Puerto Real, AMHPR.
.-Cádiz, AMHCA.

El Acto se celebrará mañana 28, a las 19,00 horas en el salón de actos del CEIP “Andalucía” sito en C/ Santa Bárbara nº 1.

domingo, 10 de octubre de 2010

Las dos muertes de María Silva

María Silva, "La Libertaria"

Autor: Daniel Pérez (La Voz Digital.es)

Miles de familiares de víctimas esperan en toda España una resolución favorable del caso para seguir el mismo protocolo.

El juzgado de Chiclana ultima los detalles para inscribir la defunción, 77 años después, de 'La Libertaria', tras un largo periplo judicial que sienta un importante precedente a nivel nacional.

Hace dos años, en el 75 aniversario de los sucesos de Casas Viejas, Juan Pérez Silva atendía a la prensa en la puerta del cementerio. Era enero, amenazaba lluvia, y el cielo, oscuro y roto, quedaba muy propio, al fondo de la tragedia. Una chica le pidió a Juan que contara su historia a cámara en tres minutos, «intentando no moverse», para que no se le descuadrara el plano: el huérfano, las nubes, el arco encalado, las coronas de flores... Juan se aflojó la corbata y habló un rato de su madre, de su infancia, de la justicia, del perdón y del olvido. Después, mientras la periodista recogía el cable del micro y comentaba al vuelo los detalles del montaje, de la 'off' y los totales, Juan miró un segundo al suelo, arrugó el gesto y se quejó en voz baja: «Tres minutos».
La pérdida, el dolor, el desamparo, la angustia, las noches en blanco, los rumores crueles, las versiones enfrentadas, los ideales, los archivos, las pistas falsas, las mentiras, el empeño, el abandono, la lucha y la tortura. En tres minutos.
Juan Pérez Silva junto a José L. Gutierrez Molina
(Jornadas Republicanas de La Isla)

Puede que porque Juan estuviera especialmente cansado, o especialmente triste, o porque de nuevo era enero, y los huesos de su madre, María Silva, 'La Libertaria', seguían perdidos todavía en algún lugar extraño y ajeno, el bisnieto de Seisdedos no quiso esa mañana hablar de política. Amablemente, con un punto de amargura, rechazó las preguntas más explícitas, pero invitó al resto de los redactores que aún esperaban de él una proclama encendida o una declaración de guerra a que lo acompañaran a dar un paseo.

El hijo de La Libertaria dedicó unas horas, quizá de forma involuntaria, a romper las etiquetas y restarle épica al mito. Con cada anécdota parecía reivindicar su condición de hombre. «Tengo una casa pequeña, cultivo rosas, paseo por el campo, hago radios de galena».

Es posible que esta historia, quería decir Juan, resulte trascendental para mucha gente; es posible que sea importante, significativa. Pero, sobre todas las cosas, es la historia de un niño que no conoció a su madre. Y, ahora, tantos años después, es la historia de un anciano que no quiere morirse sin enterrarla.

Descargándose de la mística libertaria, de todo el peso del símbolo, Juan consiguió lo que pretendía: igualar su caso, tan mediático y tan llamativo, al de los miles de españoles que han sufrido un calvario semejante. Sin distinciones.

No obstante, María Silva Cruz puede volver, muy pronto, a convertirse en un referente obligado para historiadores y memorialistas. Juan está a punto de conseguir, después de una larguísima odisea legal, que un Registro Civil inscriba a su madre como fallecida. El ejemplo sentará un valioso precedente (empieza a haber unos cuantos) y servirá de respaldo a todas las familias que continúan enfrascadas en la misma lucha. Según los trámites impuestos por el Juzgado de Chiclana, sólo quedan «un par de cabos sueltos», como la publicación de un puñado de anuncios en prensa.

Del asesinato de María Silva Cruz se sabe que ocurrió en agosto del 36; que su cuerpo desapareció arrastrado por la primera ola de la represión, justo después del golpe; que fue detenida y llevada a la cárcel de Paterna por una columna de guardias civiles sublevados; que la acompañaba su único hijo, de 14 meses; que la madrugada del 24 la fusilaron, en un lugar indeterminado, junto a Martín Menacho Díaz y Catalina Sevillano. Juan lleva, desde que tiene uso de razón, intentando esclarecer los hechos: pero no se puede investigar un crimen cometido contra una persona que, oficialmente, no está muerta. En la misma situación se encuentran miles de particulares. Como explica el historiador José Luis Gutiérrez Molina, «es muy posible que en torno al 50% de los ejecutados no estén reconocidos».

Periplo judicial

En 2008, apoyado por la Asociación de la Memoria Histórica y Justicia de Andalucía, Juan Pérez Silva presentó en la Audiencia Nacional una denuncia por la «detención ilegal y la desaparición forzada de María Silva Cruz». Baltasar Garzón, a quien correspondió la causa por reparto, incoó las diligencias previas. El Ministerio Fiscal lo recurrió, pero el juez no admitió el recurso. Tres días más tarde, para sorpresa de todos los que esperaban que el caso de María Silva sentara por fin jurisprudencia, Garzón se inhibió en un auto en el que remitía la competencia a los juzgados de Instrucción. El 26 de junio de 2009, siete meses después de que comenzara el proceso, el Juzgado de Chiclana se hizo cargo del sumario. La inscripción de María como fallecida, recientemente aprobada, no supone el final del camino, «sino un paso imprescindible para seguir andando», dice Cecilio Gordillo, de Amhija.

Juan, acostumbrado ya a las alegrías parciales y a las decepciones absolutas, sigue sin confiarse. «Puede pasar cualquier cosa. En su momento hasta nos planteamos ir al Tribunal de Estrasburgo, porque nuestra denuncia parte de que los crímenes de guerra son imprescriptibles, conforme al Derecho Internacional Humanitario», y por eso espera que sea el propio Juzgado de Chiclana el que «ahonde en la causa y adopte por fin medidas instructoras que esclarezcan los hechos».

El proceso para inscribir a las víctimas del Franquismo ha estado siempre sometido a criterios ambiguos, ridículos o interesados. Durante los primeros años la prioridad de la administración fue «maquillar las cifras» de la masacre. Muchos jueces ofrecían a las familias la posibilidad de «regularizar» la situación, aunque no hubiera cuerpo, falseando las causas. «España estaba llena de viudas y huérfanos que, para poder cobrar una pensión irrisoria, tenían que 'admitir' que sus maridos y padres habían muerto en un accidente, o de un ataque al corazón», explica el investigador Fernando Romero. Algunos familiares, apremiados por la necesidad, aceptaron. Otros muchos, no.

'Testimonios fiables'

Cada juzgado, con independencia de las consignas generales, jugaba las cartas a su manera. «Los había que pedían diez testimonios 'fiables', a sabiendas de que la mayoría de los fusilamientos se hacían de madrugada, y que el miedo evitaría que los testigos fueran a declarar que habían visto a fulano ordenar o ejecutar la muerte de mengano». Las exigencias han variado algo, pero no tanto como cabría esperar tras la llegada de la Democracia. «Todavía hay quien considera un requisito 'sin equa non' que haya testimonios de primera mano, 75 años después». La nueva Ley de Registro, en trámite desde julio, podría solventar de una vez por todas este caos administrativo, aunque las asociaciones que trabajan en el ámbito de la memoria histórica lo dudan abiertamente.

Por lo pronto, los promotores del proceso, que llevan años persiguiendo el reconocimiento de María Silva como difunta, ya han logrado que Chiclana publique el edicto que regula su inscripción. «Ahora tenemos que costear los gastos, unos 2.000 euros, para lo que hemos abierto una cuenta en Cajasol que admite donaciones voluntarias de no más de diez euros por persona».
Juan Pérez Silva tiene pocas esperanzas de que el caso se resuelva antes de que le toque «hacer las maletas». «He vivido obsesionado con esto desde niño», confesó aquella mañana invernal de enero, en su largo paseo desde el cementerio de Benalup al Teatro, donde se celebraba un ciclo de conferencias. «Cuando tenía cinco años un maestro flaco se presentó en mi casa y me dijo que quería enseñarme a leer. Me pidió que escribiera dos cartas: una a los Reyes Magos y otra a otro Rey, de carne y hueso, que vivía en Estoril. 'A ése pregúntale dónde está María Silva', me soltó». Después, con trece años, el mismo hombre (un anarquista viejo, veterano de los campos de concentración franceses) le explicó tres cosas: que sus padres estaban muertos, que habían dado sus vidas por defender la libertad, y que los Reyes Magos no existen.
Cicatrices suficientes como para marcarlo de por vida.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

El Gobierno rechaza la petición de la ONU que lo insta a investigar las desapariciones en el franquismo


El PSOE sigue dando la espalda al movimiento memorialista y republicano

Aura Ribeiro - Tercera Información

España se sometió el pasado mes de mayo al Examen Periódico Universal, análisis efectuado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Después de este examen el consejo hizo al gobierno español 137 recomendaciones, de las cuales 98 han sido aceptadas.

Entre las rechazadas se encuentran las recomendaciones que piden al gobierno español eliminar la detención incomunicada en su lucha contra el terrorismo y la que se refiere a investigar las desapariciones ocurridas durante la dictadura del general Franco.

Durante el gobierno del PSOE se aprobó una Ley de Memoria Histórica que no sentó nada bien al movimiento memorialista y republicano español porque no anulaba la justicia franquista, por lo que no se reconocía ni siquiera la condición de víctimas a los desaparecidos por el franquismo. Los juicios sumarísimos no fueron deslegitimados por la nueva ley.

Además la ley no hacía que el estado asumiese su responsabilidad de investigar esas desapariciones, por lo que son los propios familiares los que tienen que asumir esa búsqueda.

Han pasado muchos meses desde que la Ley de Memoria Histórica ha sido aprobada y los símbolos franquistas siguen rindiendo honores a los golpistas que dieron un sangriento golpe de estado al legal y legítimo gobierno del Frente Popular, durante la II República en el año 1936.
Ese golpe devino en una guerra civil que terminó siendo una dictadura de corte nacional-católica de larga duración.

España ha sido muy criticada también por la persecución a la que se ha sometido al Juez Garzón por investigar los crímenes del franquismo. Ninguno de los dos partidos mayoritarios - Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Partido Popular (PP) presionaron ni salieron a la calle para defender al magistrado español. Sólo organizaciones de izquierdas como Izquierda Unida (IU), Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), Izquierda Republicana (IR) o el Foro por la Memoria mostraron su solidaridad con Garzón.

El PSOE prometió durante su campaña electoral una Ley de Memoria Histórica que satisficiese al movimiento memorialista español, pero al igual que otras promesas como la de avanzar hacia estado laico, el pleno empleo o el aumento de los impuestos a las rentas más altas, no se ha cumplido.

jueves, 16 de septiembre de 2010

PSOE y PP impiden que se revisen las sentencias franquistas


Porque no son las "preocupaciones" de la inmensa mayoría de los españoles

Fuente: larepublica.es

Una nueva alianza PP - PSOE ha tumbado una moción de ERC en la que reclamaba al Gobierno que llevase a cabo las reformas legales necesarias para que el Ejecutivo por sí mismo o bien a través de la Fiscalía pueda solicitar la revisión de las sentencias políticas dictadas durante el franquismo.

Dichas sentencias fueron declaradas ilegítimas por la conocida como Ley de Memoria Histórica de 2007 pero la iniciativa de ERC sólo recibió el apoyo de los nacionalistas e Izquierda Unida de izquierda. El texto planteado por Esquerra a raíz de la interpelación que el diputado Joan Tardà dirigió el pasado miércoles al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se centraba en la figura del que fuera presidente de la Generalitat de Cataluña durante la Segunda República, Lluís Companys, de cuyo fusilamiento se cumplirán 70 años el próximo 15 de octubre.

Caamaño se afanó en dejar claro que la petición de anulación de juicios es un "imposible jurídico" porque la Ley de Memoria Histórica ya privó de efectos jurídicos las sentencias políticas dictadas por los tribunales franquistas. "La nulidad es la privación de efectos jurídicos y no cabe volver a privar de efectos jurídicos aquello que el legislador ya ha dicho que no tiene efectos jurídicos", explicó Caamaño, recalcando que ese mismo argumento es el que utiliza la Fiscalía para rechazar la revisión de esos procesos judiciales.


Precisamente, lo que pedía ERC en la moción era modificar un total de cuatro leyes, incluida la de memoria histórica, para, entre otras cosas, habilitar un procedimiento administrativo que faculte al Consejo de Ministros a expedir los correspondientes certificados de nulidad con efectos legales, de manera que todas las sentencias políticas queden oficialmente anuladas.

En paralelo, los republicanos reclamaban incorporar entre los requisitos habilitantes para proceder a la revisión de una sentencia firme la declaración de ilegitimidad contenida en la Ley de Memoria. También abogaban por modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial para que el Gobierno por sí mismo o a través de la Fiscalía tuviera la legitimidad de interponer un recurso de revisión de las sentencias declaradas ilegítimas.

Durante el debate, el diputado de ERC Joan Tardà recriminó al PSOE su negativa a dar más pasos en favor de la revisión de estos juicios y avisó de que los jóvenes socialistas "jóvenes quizá algún día maldecirán" a sus dirigentes por no haber sido "lo suficientemente valientes" en esta materia.

Desde el Grupo Socialista, el catalán Daniel Fernández incidió en los argumentos esgrimidos por Caamaño reiterando que la Ley de Memoria ya declara ilegítimas todas esas sentencias y los tribunales que las dictaron y que la Fiscalía hizo lo propio respecto a la relativa a Companys.
El diputado del PP por Barcelona Jorge Fernández Díaz, justificó su voto en contra recalcando que el Tribunal Constitucional y el Supremo Supremo ya se han pronunciado "con mucha claridad" ante estas reivindicaciones de ERC, que no son las "preocupaciones" de la inmensa mayoría de los españoles. Tras recordar los juicios "no precisamente benévolos" que el presidente de la República Manuel Azaña hizo sobre Companys y que el president de la Generalitat fue condenado por un tribunal republicano en 1935 a 30 años de reclusión mayor por un delito de rebelión, reprochó a ERC que nunca haya pedido la nulidad de esa sentencia.
En nombre de CiU, Jordi Xuclà, reconoció valor a la declaración de ilegitimidad la ley y de la Fiscalía, pero avisó de que los certificados de nulidad emitidos por el poder judicial son una nueva "laguna". Por eso, su formación ha registrado una proposición no de ley que persigue que "el fiscal pueda dar instrucciones para expedir a instancias de parte estos certificados de nulidad".

Desde el PNV el diputado Aitor Esteban dio su apoyo a la reivindicación de los republicanos catalanes y animó al Gobierno a buscar una vía que posibilite la nulidad de las sentencias dictadas por los tribunales franquistas para acabar definitivamente con esta polémica y dar satisfacción a las víctimas que así lo solicitan.

domingo, 22 de agosto de 2010

D. Emilio Armengod Molina, fusilado el 16 de agosto de 1936


Dieciocho años después de su publicación, Trigo Tronzado sigue aportando luz y ayuda a los familiares de los fusilados por los golpistas en San Fernando y Puerto Real. En este mes de Agosto, cuando se cumple el 74 aniversario del Primer Fusilamiento descrito por José Casado y gracias a la inestimable colaboración de Doña Magdalena Armengod, nieta de una de las victimas, hoy recuperamos para la Dignidad, para la Justicia y para La Memoria los datos y circunstancias personales de D. Emilio Armengod Molina, fusilado el 16 de agosto de 1936, junto a los tres hijos del alcalde Cayetano Roldan y Manuel Ruiz Espinosa, Joaquín Duarte Moreno, Sebastián Marín Lozano y Juan Vázquez Garfia

Carta remitida por Doña Magdalena Armengod a AMERE:

Estimados amigos/as,

Mi nombre es Magdalena Armengod Corbella, vivo en Castelldefels (Barcelona) y soy Licenciada en Historia Contemporánea aunque no había ejercido como tal… hasta ahora.

Mi abuelo, Emilio Armengod Molina (residente en San Fernando), fue fusilado el 16 de agosto de 1936. En la familia conservamos cartas que envió a su mujer, a sus hijos y a terceros desde prisión y no ha sido hasta hace unos días en que he tenido la valentía de leerlas.

Tras ello me puse a investigar, con la gran ayuda de uno de sus hijos (a quién le ha tocado ser la “memoria histórica” de la familia), y os hago un resumen de la historia de mi abuelo. Una historia, que pretende ser un homenaje hacia él y hacia tantos otros, hombres y mujeres, que perdieron la vida en un sin sentido, sólo por pensar de forma diferente.

Antes, no obstante, os doy las gracias porque sin la existencia de AMERE y del gran trabajo realizado por José Casado, no hubiera sido posible tener la última pieza del rompecabezas: conocer los últimos momentos de mi abuelo y dónde fue enterrado.

Encontré la pieza que faltaba en vuestro articulo del 12 de diciembre del 2009 “TRIGO TRONZADO. VERSIÓN DE LOS ARCHIVOS DE LA IGLESIA MAYOR DE SAN FERNANDO”.
Mi abuelo figura como el nº 5 aunque en vuestro artículo existe un error en el nombre: no es Emilio ARMENJOD Molina si no “ARMENGOD”. Desconozco si en el libro de José Casado también existe esta errata pero, en todo caso, os ruego lo rectifiquéis. Fue fusilado injustamente y es de justicia que, como mínimo, su nombre no desaparezca entre tantos otros.

Dicho esto paso a resumiros lo que sé de mi abuelo.

Historia de Emilio Armengod Molina:

Emilio Armengod Molina, hijo de Emilio Armengod y de Adela Molina, nació en 1900 en Buenos Aires (Argentina). Su padre (mi bisabuelo) era actor, dramaturgo y tenía una compañía teatral, de ahí que mi abuelo naciera en Argentina donde estuvo residiendo sus primeros años.

Ya en España residió en San Fernando más de 20 años donde trabajaba como responsable de Correspondencia e intérprete de francés e inglés en la Constructora Naval La Carraca.
Se casó con Ascensión García de Lomas Barrachina (mi abuela). El apellido “García de Lomas” es de sobra conocido en la zona y, casualidad o no, su primo, Tomás de Azcárate García de Lomas (capitán de fragata y jefe interino de la base naval principal de Cádiz), también fue fusilado injustamente el mismo día que mi abuelo: el 16 de agosto de 1936. Triste día para toda la familia de uno u otro apellido…

En el momento de su muerte, mi abuelo contaba sólo con 37 años y dejó 5 hijos: Emilio (de 11 años), Ramón (mi padre, 9 años), Enrique (4 años), Mari Carmen (de casi 3 ) y Miguel (1 año).
Durante 74 largos años mi familia ha guardo la siguiente correspondencia que, con gran dolor (rompen el alma), he estudiado. No voy a entrar en detalles personales (esto queda para la familia) por lo que os resumo su contenido (algunos nombres que cita son conocidos):
Carta a su mujer, Ascensión García de Lomas: No está fechada pero, por cartas posteriores, ha de ser del 13 de agosto de 1936 desde el Penal de La Casería.

Le ruega que hable con las siguientes personas:

Pepe (José García de Lomas, hermano de mi abuela, Ayudante del Excmo. General del Arsenal de La Carraca), Milena, Miguel Moreno, Adolfo (¿?), José Dueñas, Mourente, “con los que dicen ser amigos pero no vienen”. Sobre todo, pide que Pepe vaya a verle cuanto antes al Penal de la Casería.

Carta a su mujer, Ascensión García de Lomas: De fecha 14 de agosto de 1936 desde el Penal de La Casería.
Le pide una y otra vez que Pepe vaya a verle de forma urgente (“no puedo más”). Supongo que, además de ser de la familia, era la persona que mi abuelo consideraba que podía tener más influencia para sacarle de prisión. Estamos seguros que hizo todo lo que pudo.

Carta a su mujer, Ascensión García de Lomas y a sus hijos: También de fecha 14 de agosto de 1936 desde el Penal de La Casería.

Le ruega que “sal a la calle y ve a quien sea preciso para procurar por todos los medios sacarme de aquí. Yo estoy dispuesto a marcharme de San Fernando enseguida si así me lo piden, a lo que sea, pero que me saquen de aquí porque si no voy a volverme loco. Es urgente, no pierdas tiempo”.

Le indica que vaya a ver a Don Segundo Gómez Ojeda ( sacerdote de la Iglesia Mayor), a Milena, a Miguel Moreno, a Emilio Dueñas o su hermano José, a Don Rafael Olivera, a Enrique Garrido, a Don Ezequiel Ruiz, a Don Rafael García de la Torre, a Manolo García y a Mourente

Cartas a su mujer, Ascensión García de Lomas y a sus hijos: Son del mismo día en que lo fusilaron (16 de agosto de 1936) desde el Penal de la Casería (cartas muy duras, durísimas para mí).
Le incluye una carta para Don Ricardo Olivera (!!) “con el fin de que, acompañada de Salvador (Salvador Valero – cuñado de mi abuela) se la entregues en propia mano”… “Pero Dios hará que se den cuenta pronto del error que existe y me dejarán en libertad para no acordarme más de la grosera política”… Reza por mí y pide al Corazón de Jesús que guíe a los hombres que me tienen apresado y que les haga comprender mi inocencia”.

Además, escribe sobre el personal de la prisión. Desconozco si revisaban sus cartas pero dice lo siguiente: “En cuanto a los Directores y oficiales de aquí, son todas personas afables y cariñosas, unas conocidas mías y otras no, que comprenden mi situación, pero que no pueden aliviarla por las prohibiciones naturales de sus respectivos cargos”.

En estos momentos mi abuelo aún tenía esperanzas porque insiste “procura por todos los medios que Pepe y los amigos te ayuden y a ver si pronto concluye este martirio constante”. Incluso añade “No dejes de escribirme mucho tú y los niños y si puedes, venid por aquí los jueves y los domingos por si me dejan veros”.

En la carta a sus hijos (“sus chiquitines”), entre otras muchas cosas maravillosas que les dice, pide a su hijos mayores Emilio (mi tío) y Ramón (mi padre) – os recuerdo que eran unos niños de sólo 11 y 9 años – que también le ayuden: “Tú, Emilio, ve a casa de Milena (arriba de San José) y dile que le suplico que me vea, que él puede, y tú Ramón, si Belén va por ahí o si no vé tú a su casa a decirle a su papá, Don Gabriel, que venga a verme.”

Sobre escrito que contenía su anterior carta del día de su fusilamiento (16 agosto 1936): En el mismo sobre, ya sabiendo que moriría, “alguien caritativo” le dejó escribir sus últimas palabras a su mujer y sus hijos. “Que esta injusticia no la repitáis nunca. … (A su hijo mayor Emilio) No seas nunca malo ni político que trae estas consecuencias. … Muero inocente por algún error o una insidia personal”.


¿Desde cuándo estaba mi abuelo en prisión? ¿Cuándo le daban las cartas a su mujer, mi abuela?
Supongo que lo apresaron en los primeros días (por lo que a continuación veremos).

Supongo, también, que las cartas no las repartían a diario porque, además, existen tres cartas, que tenía mi abuela, pero los destinatarios eran otros por lo que nunca llegaron a los mismos.

Son cartas, escritas en papel de “La Equitativa”, sin fechar, pero que mi abuelo escribió desde el Penal de la Casería entre el 13 y el 16 de agosto (intuyo que el mismo día 16):

Nota a Don José García de Lomas, Ayudante del Excmo. General del Arsenal de La Carraca:
“Querido Pepe, Te pido por lo más sagrado que vengas enseguida a verme. Voy a volverme loco si no. Un abrazo de tu hermano Emilio”.

Nota a Don Benjamín López Lefebvre, Director de la Constructora Naval (San Carlos):

“Mi querido Don Benjamín: Llevo 26 días en prisión y ahora estoy en el Penal de La Casería muy preocupado. Temo perder la razón y quisiera hablar con Vd urgente si puede ser. Si puede venir Miguel Moreno que venga también. … Vd sabe que esto es una equivocación porque sólo hice el bien que pude. Vendrá Vd? Suyo siempre que le quiere, Emilio Armengod”.

Carta al Sr. Director:

Ésta es la carta más misteriosa. ¿A quién iba dirigida? Es una carta completamente diferente al resto, respetuosa y formal, en que pide ayuda. ¿Podría dirigirse al Director del Penal de La Casería? No sé, tal vez.
La carta que adjuntó a mi abuela el 16 de agosto, dirigida a Don Ricardo Olivera, no la tenemos en la familia. Dudo mucho que sea ésta por dirigirse a él como “Sr. Director”. ¿La leería algún día? No sé, tal vez.

“Sr. Director: Después de los 26 días que llevaba detenido he pasado tres días en estas celdas verdaderamente trágicos. …Temo tanto por mis pequeñines. Si es Vd padre lo comprenderá. Por piedad, por Dios, no consienta Vd que esté un momento más aquí. Llevo sin dormir 28 días … He suplicado también varias veces que rueguen a mi cuñado Don José García de Lomas que venga a verme y por lo visto no se lo han dicho. Quiero que él me ayude a descifrar este enigma de mi detención, con tanto martirio. Se me conoce por todos (Milena, Adolfo (¿?), Moreno, Quesada hermanos entre otros), desde hace 20 años y sólo bien he hecho. Además, antes de producirse el movimiento había presentado mi baja en todas partes y esto puede comprobarse fácilmente. Veinte años de constante trabajo honrado (Don Benjamín López de la Constructora y esta ciudad pueden atestiguarlo), una familia de madre, mujer y cinco hijos constituída con muchos sinsabores para que en un momento de error o insidia desconocida se derrumbe todo. … ¿Me ayudará Vd? ¿Puedo suplicarle la caridad de una visita…

De todos estos documentos deduzco que mi abuelo fue apresado entre el 18 y el 20 de julio, que estuvo 26 días en prisión y después fue trasladado al Penal de La Casería donde pasó sus tres últimos días.

¿De qué se le acusaba?

Pues bien, ya en la relación de feligreses fusilados de los Archivos de la Iglesia Mayor de San Fernando en la “Noche del 15 al 16 de agosto de 1936” (mi abuelo fue fusilado el 16 de agosto ¿puede haber un error en la versión de estos Archivos y sería la noche del 16 al 17 de agosto de 1936?) consta “Recibió los Sacramentos de Penitencia y Eucaristía después de su retractación masónica”.



Masón, sí señor, pero… aquí no se acaba.

Otro documento que también guardamos en la familia y que he leído hace unos días es la Sentencia contra mi abuelo, en Sevilla a 23 de julio de 1940 (¡¡ 4 años después de su fusilamiento!!) que indica:

“… contra Don Emilio Armengod Molina, fallecido, que era de 37 años, casado, intérprete y vecino de San Fernando.

RESULTANDO probado y así se declara que Don Emilio Armengod Molina, afiliado al partido de Unión Republicana, fue con carácter político concejal del Ayuntamiento de San Fernando durante el mando del Frente Popular, perteneció a la Masonería y Lógia Igualdad de San Fernando donde usó el nombre simbólico Evolución y alcanzó el grado décimo; dejó cinco hijos menores y ningunos bienes de fortuna, salvo la pequeña suma de tres pesetas ochenta y tres céntimos, saldo de una cuenta corriente. …

CONSIDERANDO que los hechos probados constituyen para Don Emilio Armengod Molina un caso de responsabilidad política de carácter: menos grave, previsto en el apartado B-C y H del artículo 4º de la Ley de 9 de febrero de 1939.…

FALLAMOS que debemos condenar y condenamos a Don Emilio Armengod Molina como incurso en un caso de responsabilidad política de carácter menos grave a la sanción de pago de la cantidad de Doscientas Cincuenta Pesetas, librándose orden al Juez Instructor Provincial de Cádiz, para notificar a la Viuda del inculpado, Doña Ascensión García de Lomas, vecina de San Fernando, por sí y en representación de sus menores hijos.”

Así que ¿ésta era la sentencia que realmente le “correspondía” a mi abuelo? ¿Una multa de doscientas cincuenta pesetas de las de la época? Sobran las palabras.

El Final

Esto era todo lo que había descubierto hasta que, gracias a AMERE, a José Casado y a la Iglesia de la época (que tuvo a bien anotar en un libro secreto a todos aquellos fusilados), no hemos sabido el final de mi abuelo.

Mi abuelo fue uno de los cinco inocentes más que, Patricia Fernández Marín, cita al hablar del fusilamiento de los tres hijos varones de Cayetano Roldán en su artículo “El último alcalde republicano de San Fernando” y que reproduzco: “Los tres hijos de Cayetano Roldán fueron encerrados al igual que su padre en la prisión del Ayuntamiento acusados de pertenencia a la masonería (principal fundamento en esos momentos para acabar con una persona). A las claras del alba fueron sacados los tres hijos junto con cinco inocentes más, llevándolos hasta Puerto Real y en el pie del Pino Gordo en las Canteras fueron fusilados”.

Con mi abuelo, Emilio Armengod Molina, el 16 de agosto de 1936, fueron fusilados Manuel Ruiz Espinosa, Joaquín Duarte Moreno, Sebastián Marín Lozano, Juan Vázquez Garfia y los hermanos Juan Roldán Armario, Cayetano Roldán Armario y Manuel Roldán Armario. Todos, enterrados en Puerto Real.

Ésta es una aproximación a la historia del 5º hombre: Emilio Armengod Molina. La verdad sólo él la sabe.


Magda Armengod
Nieta de un gran hombre

sábado, 7 de agosto de 2010

En el año del Bicentenario, el alcalde sigue manteniendo honores y distinciones a los asesinos de Blas Infante.


Autora: Alba Carvajal
Fuente: http://ellugardelaponte.blogspot.com/


Un año mas, este alcalde por la gracia de dos, anda enviando Saludas-Invitación a distintas entidades, con el clásico "se complace en invitarles” al Acto-Homenaje a Blas Infante, padre de la patria andaluza…el próximo día 11…"

Un año mas, Manuel María De Bernardo Foncubierta, alcalde impuesto a los isleños por un pacto infame con el ahora candidato del partido nacional-católico, Sr. Loaiza y que ahora sigue desgobernando en absoluta minoría como sátrapa autárquico, hace alarde de la desvergüenza e hipocresía que le caracteriza.


Un año mas, este desmemoriado histórico, este pseudo andalucista ya no recuerda o le importa un pimiento que hace tan solo un año, el, con la complicidad de su partido PA y con el aplauso de sus aún socios clandestinos del PP, decidieron mantener estatua, honor y gloria a quien siguen considerando “hijo predilecto”, aquel que consiguió ser bilaureado asesinando moros, aquel que luego puso sus capacidades para matar, al servicio de los golpistas, aquel que con su apoyo y complicidad fue responsable de innumerables fusilamientos, entre ellos, Blas Infante o Cayetano Roldan…

Un año más y en el mismo escenario del parque, que por su ineptitud, su egolatría y despotismo, está siendo destruido, desarbolado y degenerado por el euro/cemento, va a seguir ensuciando con su hipocresía el nombre y la obra de D. Blas Infante.


Al parecer, De Bernardo no recuerda, ni quiere recordar que D. Blas fue detenido en su casa de Coria y que días después, el 11 de Agosto fue asesinado sin juicio ni sentencia en una cuneta de la carretera de Carmona y que cuatro años después de su fusilamiento, fue condenado a muerte con la excusa de sus asesinos “porque formó parte de una candidatura de tendencia revolucionaria en las elecciones de 1931 y en los años sucesivos hasta 1936 se significó como propagandista de un partido andalucista o regionalista andaluz”.

Y no quiere recordarlo porque de forma incomprensible, sigue manteniendo en La Isla, para su vergüenza, si es que la tiene, honores y distinciones a los asesinos de D. Blas.

Con creces, el peor alcalde que ha tenido La Isla, el derrochador del erario publico, el responsable político del mayor atraco a las arcas municipales, el que desgobierna contra los ciudadanos, el amigo de golpistas y asesinos de la barbarie franquista, debería lavarse la boca cada vez que invoca el nombre de Blas Infante, debería dimitir y no seguir haciendo mas daño a este pueblo, debería leer la biografía de D. Blas y enrojecer de vergüenza al compararla con su “buena gestión” de la que tanto alardea.

¡Cuanta desfachatez y cuanta hipocresía tiene el alcalde de La Isla!

viernes, 6 de agosto de 2010

Retrato de “Modélica Transición” con sangre al fondo


Marat. Asaltar los cielos
Publicado en: www.foroporlamemoria.info

La lista de asesinados por miembros de los aparatos del Estado y por los grupos fascistas durante la modélica transición es agotadora y casi interminable

En la mañana del 27 de Septiembre de 1975, menos de 2 meses antes de que el monstruo de El Pardo reventara en la cama, son fusilados 3 miembros del FRAP (Xosé Humberto Baena Alonso, José Luis Sánchez Bravo y Ramón García Sanz) y dos de ETA (Juan Paredes Manot y Ángel Otaegui).
Apenas cuatro días antes, la policía había expulsado de España a varios intelectuales franceses, entre ellos el actor Yves Montand, el realizador Costa Gavras y el escritor Regis Debray, que intentaban divulgar en Madrid un escrito de condena contra el régimen franquista, suscrito por Jean Paul Sartre, André Malraux, Louis Aragón y Pierre Mendes-France. La inminencia de las ejecuciones había movilizado al mundo entero, y de todas partes llegaban mensajes pidiendo clemencia. Pero, aquella noche del 26 el jefe del Estado se había acostado ordenando taxativamente “que no le despertasen bajo ningún pretexto”. Si no le habían conmovido los ruegos de Pablo VI, menos aún iba a hacerlo la imagen del primer ministro sueco Olof Palme, pidiendo con una hucha por las calles de Estocolmo en favor de las familias de los condenados. O la carta de su propio hermano, Nicolás Franco, recordándole: “Tú eres un buen cristiano, después te arrepentirás” (1)

Un año y medio antes, el 2 de Marzo de 1974, son ejecutados mediante garrote vil el anarquista catalán Salvador Puig Antich y el alemán Heinz Chez (cuyo nombre real era Georg Michael Welzel). Él ajusticiamiento de éste último, preso común, fue utilizado por el franquismo agonizante como cortina de humo para tapar la repercusión internacional y nacional del “asesinato pro decreto” del joven libertario Puig Antich. Trataban de mezclar violencia común (la cometida por Heinz Chez) con la de tipo político de la que se acusaba al ajusticiado catalán. Sobre Heinz Chez continúa extendido el velo colocado entonces por la prensa del régimen y que hacía de él un mero delincuente criminal. Un repaso sobre su figura nos mostraría a un hombre más humano y digno de respeto (2)

El franquismo agonizaba matando en aquella España en sepia, hoy desgraciadamente tan desdibujada de la memoria colectiva por obra y arte de una “modélica transición” amnésica, no sin antes hacer una última aparición en el balcón de la Plaza de Oriente al que solía asomarse la momia de El Pardo para sollozar senilmente mientras su amanerada vocecita de vicetiple en horas bajas agradecía una de tantas “manifestaciones espontáneas” a su régimen genocida, entre proclamas contra el comunismo internacional.

Y, sin embargo, aquellos no serían los últimos asesinatos a manos de la “violencia monopolística” del Estado franquista. Del mismo modo que no cabe hablar de fin del franquismo con la muerte del tirano porque, hasta la aprobación de la Constitución de 1978 (y esta misma era en su diseño el resultado de haber dejado “todo atado y bien atado”), los primeros años de la transición se realizan cabalgando sobre las Leyes Fundamentales del Estado diseñado por Francisco Franco, no se puede hablar de fin de la violencia fascista ni de los aparatos policiales del Estado franquista porque ni una ni otra fueron depuradas por los constituyentes y padres de la “modélica transición”.

23 de enero de 1977: asesinato del estudiante Arturo Ruiz García en Madrid (Triple AAA: Alianza Apostólica Anticomunista).
24 de enero de 1977: matanza de la Calle de Atocha en Madrid. Cinco abogados laboralistas de Comisiones Obreras y vinculados al PCE resultan muertos y cuatro más heridos. Reivindica la AAA. Se detiene a militantes neofascistas y cuadros del antiguo sindicato vertical franquista vinculados con Fuerza Nueva.
20 de septiembre de 1977: estalla en la redacción de la revista “El Papus” en Barcelona, una bomba atribuida a la AAA. Muere el conserje Juan Peñalver Sandoval, y resultan heridas 17 personas más.
15 de enero de 1978, caso Scala: atentado con cócteles molotov contra la Sala de Fiestas “Scala”, de Barcelona, resultando muertas cuatro personas (Ramón Egea, Juan López, Diego Montoro y Bernabé Bravo, afiliados a la CNT) y en el que se intentó inculpar a las organizaciones anarquistas CNT y FAI. Realizado por miembros de los aparatos policiales del Estado, cuyas conexiones apuntaban al Ministro de la Gobernación Rodolfo Martín Villa (conocido como “la porra de la transición”). El objetivo era frenar el, hasta entonces, imparable crecimiento de la CNT en Cataluña. (3). Al final, toda la “investigación” se cierra sobre un único culpable, el infiltrado de la policía en las organizaciones anarquistas,Joaquín Gambín, el Grillo, también conocido como el Rubio o el Legionario.
13 mayo 1978: el anarquista Agustín Rueda Sierra, fue apaleado y asesinado por los funcionarios de la prisión de Carabanchel (Madrid), durante una sesión de torturas para que declarara junto con otros reclusos por los hechos relacionados con la construcción de un túnel en dicha prisión para escapar de ella.
5 de agosto de 1978: atentado contra Antonio Cubillo, dirigente del MPAIAC, en Argel, atribuido a miembros de los servicios secretos españoles. El líder independentista queda herido de gravedad y con secuelas que le acompañan aún hoy. El nombre del Ministro de la Gobernación de entonces, Rodolfo Martín Villa, vuelve a sonar
28 de octubre de 1978: un comando de antiguos miembros de Fuerza Nueva envían un paquete bomba al diario El País resultando muerto el conserje Andrés Fraguas e hiriendo a otras dos personas.
13 de septiembre de 1979 : un grupo de jóvenes vinculados a Fuerza Nueva mata a golpes de bates de béisbol al estudiante José Luis Alcazo en el parque del Retiro de Madrid.
En la madrugada del 1 al 2 de febrero 1980, la militante del PST y de CCOO, y dirigente del movimiento estudiantil, Yolanda González, será secuestrada y asesinada por miembros de la extrema derecha vinculados a Fuerza Nueva y el Batallón Vasco Español. Aquellos criminales tenían vínculos con los aparatos policiales (guardia civil y policía nacional) y con miembros del ejército.


El 9 de febrero del mismo año seguidores de Blas Piñar, líder de FN, acudieron al distrito de Vallecas donde este partido político se disponía a dar un mitin, el cual no tenía permiso del Ministerio del Interior. Frente a esto las organizaciones de izquierdas fueron a Vallecas para impedir el acto. Se produjo una gran batalla campal, como consecuencia de lo cual, a las 12 horas, en la calle Martínez Álvarez, dos ultraderechistas se cruzaban con Vicente Cuervo Calvo de 21 años. Primero Vicente recibió una puñalada en el tórax y después un disparo limpio a quemarropa. La policía identificó a los asesinos como militantes de FN. Uno de más de 40 años con un abrigo negro, el otro menor de 40 años con una cazadora. La policía dijo a los familiares tenerlos localizados en España. Finalmente el crimen fue sobreseído y el sumario cerrado debido a que no aparecieron los dos autores (4)
1 de mayo de 1980: asesinato en Madrid de Arturo Pajuelo Rubio. Dirigente de las Asociaciones de Vecinos (AAVV) de Orcasitas y de la Coordinadora de Barrios en Remodelación, tiene una placa a modo de calle en la Federación Regional de AAVV de Madrid. Su asesinato fue cometido por el grupo Primera Línea de F.N.
6 de mayo de 1980: asesinato en el Bar San Bao de Ciudad Lineal (Madrid) de Juan Carlos García Pérez, cometido por los mismos que asesinaron a Arturo Pajuelo Rubio. En julio de 1983 fueron juzgados y condenados a penas mínimas; los asesinos están huidos.
10 de mayo de 1981: Caso Almería (ignominiosamente olvidado): aparecen tres cuerpos abrasados dentro de un Ford Fiesta, en un barranco de la carretera de Gérgal, Almería. El informe de la Guardia Civil señalaba que eran “tres etarras, que habían intentado huir, responsables del atentado contra el General Valenzuela”, que había sucedido un par de días antes. Incluso les ponían apellidos: eran “Mazusta, Bereciartúa, y Goyenechea Fradúa”. Los nombres reales eran Luis Montero García, salmantino y militante del PCE, el santanderino Luis Cobo Mier y el almeriense Juan Mañas Morales, que se dirigían desde Santander (donde residían los tres) a Pechina (Almería) para la comunión del hermano de Juan Mañas. El jefe del operativo criminal fue el Teniente Coronel Carlos Castillo Quero. Los tres fueron salvajemente torturados, luego descuartizados sus cuerpos, metidos de nuevo en el vehículo en el que viajaban, ametrallado el mismo y prendido fuego después, luego de haber sido despeñado. Mi amistad y cariño personal hacia Luis Montero García impide que pueda descansar hasta que su nombre y el de sus compañeros formen parte de nuestra Memoria Histórica, con el resto de las víctimas de esta transición sangrienta. La película “El caso Almería” (1983), del director Pedro Costa, es casi el único homenaje digno que hasta el día de hoy se les ha realizado desde la izquierda.

Esto sin citar los atentados de la extrema derecha y de los aparatos policiales del tardofranquismo en Euskadi. Sólo entre octubre de 1975 y junio de 1981, por limitarlos a la transición, y sin entrar en el caso GAL, más tardío y que merece tratamiento aparte, el listado es estremecedor. Se recomienda consultarlo en la wikipedia (5)

La lista de asesinados por miembros de los aparatos del Estado y por los grupos fascistas durante la modélica transición es agotadora y casi interminable. Mariano Sánchez Soler (6), en su libro, “La transición sangrienta” relata más de 600 atentados en el período que dista entre 1975 y 1983.

Aquellas muertes no fueron simple consecuencia de unos exaltados fascistas que no aceptaban el paso a la democracia. Esa respuesta sería demasiado falaz y tranquilizadora porque lo que hoy tenemos no es una democracia adulta y libre sino una democracia vigilada (por un poder judicial y mediático heredero del pasado franquista), menor de edad (con amante padre coronado que hace las funciones de vigilante de los “excesos del delirio democrático”) y un régimen de alternancia de partidos que bien se parece a la España de la Restauración de Canovas y Sagasta. Su función: ser tapón y valladar contra cualquier voluntad colectiva de transformar esto que hoy vivimos en una democracia con demócratas y en un régimen que merezca tal nombre. El papel de las bandas fascistas y de los aparatos de inteligencia del Estado en esos años no fue otro que el de frenar cualquier intento que pudiera darse por parte de sectores de la izquierda de ir más allá de lo que había sido establecido antes de la muerte del dictador: “democracia coronada y a medio gas”.

Esas víctimas forman parte de la memoria de militantes individuales de la izquierda, apenas de los partidos, en absoluto de la sociedad española.

La lobotomía política practicada por el sector del bunker franquista que pilotó la transición y por la izquierda oficial y claudicante (PSOE y PCE) pactista, sobre la sociedad española, ha impedido que se realice un examen crítico respecto a esos “años de plomo”, que se revise qué fue lo pactado entonces, que se conozcan los límites de hasta dónde nos estaba permitido llegar a los españoles, qué cosas no podían ser sometidas al juicio popular de un proceso democrático y cuáles han sido las consecuencias, a día de hoy, de esa amnesia colectiva que ha impedido revisar nuestro pasado inmediato y colocarlo en el banquillo de los acusados.

Mientras no se revise la “modélica transición” española, los efectos que ha tenido sobre el desarrollo de esto que hoy llamamos democracia y que no lo es y no se rehabilite la memoria de los hijos más preclaros de la lucha por las libertades, seguirá todo “atado y bien atado”, como lo dejó el señor del Pazo de Meirás, aquél que hizo de un país un cuartel.
El logro de verdad, justicia y reparación también para quienes fueron víctimas de los años de “transición sangrienta”, a manos de los herederos del franquismo, es una condición indispensable para que podamos hablar de una auténtica Memoria Histórica sin trampas, no como aquellas a las que nos ha sometido el PSOE con una Ley de cortos vuelos y falta de contenidos y voluntad de desarrollo. Es indispensable porque esa etapa nos afecta a un sector mucho más amplio de españoles que el que vivió la Guerra Civil, sin que sean ambas antagónicas sino necesariamente complementarias. Es indispensable porque las consecuencias de aquella transición las pagamos hoy de un modo mucho más directo que cualquier otro pasado previo. Es indispensable porque sobre el olvido de aquellos que fueron asesinados por las pistolas compradas durante el régimen anterior no se ha levantado, ni siquiera intentado, el velo que cubre su recuerdo.

Es indispensable porque sólo seremos fuertes cuando sentemos en el banquillo de los acusados a los responsables políticos de atentados como los de Montejurra, Scala, Abogados de Atocha,…No nos basta con el castigo a los ejecutores (algunos pagaron penas que casi fueron premios). Queremos ahora ver en el papel de reos a los inductores que aún siguen vivos, ocupando puestos de administración de grandes empresas, en el Senado o en algún Consejo del Reino o del Estado
(1)http://www.elpais.com/articulo/espana/FRANCO/_FRANCISCO/ESPAnA/FRAP/ETA/FRANQUISMO/presiones/internacionales/pudieron/frenar/fusilamientos/27/septiembre/1975/elpepiesp/19850927elpepinac_8/Tes/
(2) Película “La muerte de nadie” (“el enigma de Heinz Chez”). Año 2003. Director: Joan Dolç
(3) Martín Villa declararía por esas fechas: “No me preocupa ETA, quienes de verdad me preocupan son los anarquistas y el movimiento libertario”. Sus “impagables esfuerzos durante la transición” le valieron ser nombrado Presidente de Sogecable (grupo Prisa) en 2006.
(4)http://alvarortvtanos.blogspot.com/search?q=La+transici%C3%B3n+sangrienta+vol+II
(5) http://es.wikipedia.org/wiki/Terrorismo_tardofranquista
(6) http://www.ambitocultural.es/ambitocultural/cargarFichaEntrevista.do?paginaActual=2

http://asaltarloscielos.blogspot.es/1280950269/retrato-de-modelica-transicion-con-sangre-al-fondo/

miércoles, 21 de julio de 2010


El domingo 1 de agosto, a las 11,00 horas, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica Política y Social de Chiclana tiene previsto realizar nuevamente un acto, en homenaje a las victimas del franquismo en el cementerio de San Juan Bautista (Cementerio antiguo de Chiclana). Esperamos poder contar con vuestra presencia

jueves, 15 de julio de 2010

Crece el interés por “Trigo Tronzado”


Son ya muchos los amigos y amigas memorialistas que a través de nuestro blog, nos muestran su interés por adquirir la obra de José Casado, “Trigo tronzado”. Les informamos que el libro ya hace tiempo que está agotado y es prácticamente imposible encontrarlo en librerías. No obstante y ante la importancia de dicha obra para la recuperación de la Memoria en La Isla, AMERE podría facilitar, gratuitamente, el acceso al libro. Solo con ponerse en contacto con nosotros a través del correo: amere.sfdo.memoriahistorica@gmail.com.

domingo, 11 de julio de 2010

Aunque sigáis cavando fosas para enterrar la verdad, los isleños tenemos memoria.


Autora: Alba Carvajal
Fuente: http://ellugardelaponte.blogspot.com/

Para vosotros, manipuladores y desmemoriados intencionados, la noticia, el titular es que “El antiguo Ambulatorio comienza a prestar servicios el próximo lunes y que a partir de ahora se denomina Cayetano Roldán en honor al médico isleño, dedicado sobre todo a atender a los más necesitados”.

Para empezar, se os debería caer la cara de vergüenza al inaugurar a “bombo y platillo” unos servicios que llevamos esperando varios años y que por vuestra desidia y falta de interés se ha demorado, en obras, más años de los necesarios y que ahora os urgía su puesta a punto por la cercanía de las elecciones y para tener otro argumento que vender en los panfletos electorales.

En la misma época en que Don Cayetano ejercía la profesión “dedicado a atender a los más necesitados” existieron muchos como el, que desinteresadamente hicieron honor al juramento hipocrático, visitando a los enfermos en sus domicilios sin cobrarles ni un céntimo y encima les dejaban dos reales para que compraran un poco de leche…

Pero a Don Cayetano no lo asesinaron por sus cualidades como medico y humanista, ni le mataron a sus tres hijos por ser una bellísima persona, ni le saquearon su casa a punta de pistola por regalar unos céntimos para que sus enfermos pudieran comprar leche, lo fusilaron por que era nuestro alcalde y por que fue republicano y aún sigue enterrado junto con las balas asesinas en la fosa común del cementerio, con las flores de plástico usadas y maltratadas por el sol y el levante, sin una placa, sin ningún reconocimiento, solo una pequeña cruz de mármol con sus iniciales.
Los isleños e isleñas no olvidamos porque aunque por nuestra edad no vivimos las atrocidades franquistas, nuestros padres y abuelos nos han transmitido su memoria, su legado, silenciado por la oficialidad y los herederos de los golpistas, y sobre todo su necesidad de verdad, justicia y reparación.


Esta treintañera que os escribe, sabe que Don Cayetano fue un buen medico y mejor alcalde y persona de incuestionables meritos personales, pero también sabe que fue encarcelado, torturado, que le mataron a sus hijos y que le saquearon su casa por ser el máximo representante de un ayuntamiento democrático y republicano y también sabe que mientras sus restos siguen amontonados con otros muchos en una fosa común, sus asesinos siguen presidiendo a caballo la plaza del ayuntamiento en el que el fue alcalde, sus asesinos siguen siendo reconocidos como hijos predilectos, y que los matones que le arrancaron la vida a sus hijos siguen gozando de honores y placas en las calles isleñas.

Pues eso, que ya era hora de que entrara en funcionamiento el remodelado ambulatorio, y que muy bien por el nombre de Cayetano Roldan, pero aunque queráis desdibujar y ocultar los motivos de su muerte y su condición de alcalde en otra nueva fosa, sabed que los isleños e isleñas tenemos Memoria.

lunes, 5 de julio de 2010

IU dice que no se puede celebrar el año dedicado a Blas Infante si no hay una nulidad de la sentencia reflejada en un certificado


Europa Press

El fiscal general del Estado ha comunicado por carta a la alcaldesa del pueblo natal de Blas Infante que la sentencia es “nula de pleno derecho” por la publicación de la Ley de Memoria.

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha comunicado por carta a la alcaldesa de Casares (Málaga), Antonia Morera (IU), pueblo natal de Blas Infante, que la sentencia contra el Padre de la Patria Andaluza es “nula de pleno derecho” por la publicación de la Ley de Memoria Histórica, y “no existe ninguna apariencia externa de legalidad que sea preciso destruir para restablecer el orden jurídico perturbado”.

Esta respuesta se debe a las distintas peticiones por parte del Ayuntamiento de Casares y de IU de que se declarase nula la sentencia que se interpuso contra Blas Infante por parte del Tribunal de Responsabilidades Políticas el 4 de mayo de 1940, cuatro años después de que fuera fusilado, y, más aún, cuando en 2010 se celebra el 125 aniversario del nacimiento del político, que también ha sido declarado por el Parlamento andaluz presidente de honor de la Junta.

Conde-Pumpido especificó en su respuesta que con la Ley de Memoria Histórica “se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura”, y señaló que la norma recoge que son “ilegítimos” los tribunales, jurados y cualquier otro órgano penal o administrativo que pusiera sanciones por algún carácter político, ideológico o de creencia religiosa, así como las resoluciones.

En consecuencia, la propia Ley, según argumentó Conde-Pumpido, declara “expresamente carentes de vigencia jurídica las normas en las que se basó la condena de Blas Infante”, así como la “ilegitimidad de los tribunales que le sometieron a enjuiciamiento y las condenas”.

Por tanto, la declaración de nulidad de las resoluciones “resulta absolutamente innecesaria porque la nulidad radical de las mismas se ha producido ‘ope legis’ –pleno derecho–, al ser consideradas por expresa disposición legal ilegítimas por vicios esenciales de fondo y forma”, según declaró el fiscal general del Estado en su carta.

“SORPRENDENTE”

Por todo ello, el coordinador en Málaga de IULV-CA, José Antonio Castro, y la alcaldesa de Casares calificaron de “sorprendente” que el fiscal general del Estado “interprete la Ley de Memoria Histórica y la decisión de un tribunal franquista”, ya que esta consideración “es muy particular”.

Así, Castro indicó en rueda de prensa que esto conllevaría que “todas” las sentencias dictada por los tribunales de la dictadura serían “nulas de pleno derecho”, y Conde-Pumpido “o desconoce la ley o quiere que IU y el Consistorio de Casares dejen de dar la tabarra”, y se preguntó si el informe “es un mero subterfugio para salir al paso”.

Para Castro y Morera, “no hay celebración del año de Blas Infante si no hay nulidad”, y si ya lo es, “que nos den un certificado que lo especifique, y la familia podrá pedir la devolución de la multa –2.000 pesetas–”, además, si fuera “nula de pleno derecho, por qué siguen vigentes los antecedentes penales de muchas personas”.

En este sentido, Castro informó de que interpelarán a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a través del portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, su posición sobre la consideración del fiscal y qué va a hacer el Gobierno central.

Asimismo, preguntarán a la consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, para conocer la postura del Ejecutivo andaluz y si el Consejo de Gobierno, tal y como aprobó el Parlamento de Andalucía en 2004, va a pedir la nulidad de la sentencia contra Blas Infante. Además, volverán a solicitar una reunión con el fiscal general del Estado para que “nos responda” y “no se haga el remolón”.

“Nos gustaría que el PSOE se subiera al carro de pedir la nulidad”, manifestó el coordinador provincial de IU, al tiempo que matizó la necesidad de “limpiar la memoria de Andalucía” y, para ello, “hay que restablecer el honor de Blas Infante”.

ACTOS CONMEMORATIVOS

Para la celebración del Año de Blas Infante, con motivo del 125 aniversario de su nacimiento, el municipio de Casares llevará a cabo una serie de actos. Como el celebrado el pasado domingo 4 de julio, donde se hizo una ofrenda floral en la casa natal del Padre de la Patria Andaluza y un acto institucional.
De la misma forma, el centro cultural Blas Infante, situado en la antigua iglesia de la Encarnación, acoge la muestra ‘José Caballero y la Poesía’, una colección de obras artísticas del autor, entre ellas grabados, litografías y serigrafías realizadas para ilustrar obras de los poetas Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pablo Neruda, José María Rilke, Miguel Hernández o José Bergamín.
Además, desde el 5 de julio, día del nacimiento de Blas Infante, hasta el de 2011, se llevarán a cabo diversos actos y actividades en Casares como jornadas, exposiciones, conferencias, entre otras.

domingo, 27 de junio de 2010

Los hunos y los otros

Fosa común en el Cementerio de La Isla donde está enterrado D. Cayetano Roldan, último Alcalde Republicano, fusilado por los golpistas.

Paco F. Frías (Información/San Fernando)

Durante años, desde la reinstauración de la democracia en España, hemos convivido con las manidas cantinelas de que “los dos bandos fueron iguales”, “salvajadas se cometieron las mismas por ambos grupos” o “todos tuvieron la culpa”.

Previamente, en tiempos de dictadura, el debate sobre la Guerra Civil era arbitrario y las murmuraciones vecinales estaban orquestadas por la manipulación monopolista y el atropello de la desinformación. La realidad cierta se hallaba secuestrada por los ganadores de la contienda que solo dejaban trascender a la opinión pública aquellos sucesos engañosos que encubrieran la crueldad de sus actos y otras historias inventadas o tergiversadas para tratar de ergotizar con saña la perversidad de los derrotados.

Cierto que hubo un Paracuellos o un Cuartel de la Montaña por poner algunos ejemplos de acciones republicanas. Pero siempre precedidas por otras mucho más atroces como las masacres cometidas por la Columna de la muerte o el bombardeo sobre Guernica de la Legión Cóndor nazi. En cualquier caso, el agredido cuenta con el atenuante de su defensa en detrimento de la iniciativa del agresor. Por eso, cualquier análisis objetivo sobre la Guerra Civil Española, contempla esta circunstancia como eximente de la réplica de los liberales.

Pero el tiempo ha pasado y la sumisión ante la mentira ha expirado porque ese mito ya no hay quien lo mantenga: “Los dos bandos no fueron iguales”. El simple hecho de que hubo agresores y agredidos ya es suficiente para diferenciar la ferocidad de los hunos contra la reacción de los otros. Más quiso la historia manoseada que esto nunca fuera tenido en cuenta, y así, la resistencia republicana apareció durante décadas aparcero a mitad de utilidades del drama bélico.

En nuestros días, el pronunciamiento de quienes vuelven la espalda a los estudios documentados sobre la contienda para mantener el criterio erróneo de las barbaridades cometidas por los defensores de las libertades, ya no tiene sustento. Podrán quedarse con sus descabellados argumentos para no rendir sus convicciones a la evidencia, pero la demoledora solidez de la verdad, será la que prevalezca en el futuro gracias a los esfuerzos de cientos de personas empeñadas en aflorar la realidad oculta para el esclarecimiento de los crímenes franquistas y el rescate de la Historia cierta.

Solo el Foro por la Memoria de Valencia presidido por Amparo Salvador, sacó a luz en 2006 el descubrimiento de varias fosas comunes en el cementerio de esa ciudad en cuyo interior se hallaron los restos de 26.000 víctimas de la represión rebelde. Cifra que ridiculiza las contabilizadas anteriormente en Andalucía y Extremadura y que adquieren una dimensión solo comparable a las del genocidio nazi. A diferencia de aquellas, no existen filmaciones ni fotografías porque Franco, viendo próxima la victoria y consciente de que algún día tendrían que decir que esto nunca sucedió, ordenó que no quedara prueba alguna del holocausto absolutista. De ahí que esas descomunales fosas se encontraran ubicadas en el propio cementerio.

Nadie buscaría muertos entre los muertos. Casualmente fue el PP, caballero feudal de los predios levantinos, el único partido opuesto frontalmente a la investigación y posterior levantamiento de las mayores fosas comunes de Europa blandiendo el trillado argumento de “no reabrir viejas heridas” Algo que nunca entenderé pues ningún demócrata debería oponerse al esclarecimiento de las barbaridades cometidas durante la contienda bélica. El bando ganador ya honró a sus víctimas durante cuarenta años y es de justicia que ahora los descendientes de los asesinados por el franquismo, hartos de subyugar sus deseos, pretendan apartar la tierra ensangrentada para localizar los restos de sus familiares ocultos bajo el lodo del olvido y la ignominia, y dignificarlos humanamente.

Francisco Espinosa Maestre, doctor en Historia y obstinado investigador de los acontecimientos tratados, acaba de publicar un detallado estudio sobre las atrocidades cometidas en nuestra Guerra Civil donde desmonta de forma categórica la indigna calumnia de que “los dos bandos fueron iguales”. En el análisis de sus investigaciones se contabilizan de forma documentada 130.000 muertos por la represión fascista. Cifra que, lejos de ser definitiva, seguirá aumentando conforme se profundice en archivos y cunetas, porque la mayoría de las fosas comunes se encuentran próximas a los lugares por donde los sublevados fueron avanzando y aún queda mucha tierra que remover.

Las abominables declaraciones de Yagüe cuando afirmaba que “no pensaba dejar vivo ni un rojo a su espalda”, o la recomendación del canalla Queipo de Llano a su colega López Pinto, recordándole que “esto se acaba y es preciso que antes matemos a todos los comunistas. Aún tenemos la excusa de la guerra”, hacen pensar que así será sin dudas.

Aquí, en La Isla, la historia también es contundente. No existe un solo testimonio sobre crímenes republicanos. En cambio, todos sabemos por nuestros mayores los asesinatos que cometió la Falange entre 1936 y 1941. Episodios dramáticos que quedan recogidos y documentados por José Casado Montado en sus libros Memorias de un mal nacido y Trigo tronzado. Textos que la Administración local debería proponerse reeditar algún día, para que todos entendamos para siempre, que los dos bandos no fueron iguales.

jueves, 24 de junio de 2010

Recordar para no olvidar

Testimonios orales permiten hallar una fosa común en Puerto Real


Pedro Espinosa (http://www.foroporlamemoria.info/)

No estaba en los papeles. Pero sí en la memoria. Una nueva fosa común de fusilados durante la Guerra Civil en Puerto Real (Cádiz) ha sido hallada gracias al testimonio de ancianos, niños entonces, que han orientado a expertos y arqueólogos para localizar el lugar del cementerio de la localidad donde fueron enterradas decenas de cadáveres. La Asociación de la Memoria Histórica ha iniciado ya los trámites para reclamar la exhumación e identificación de los restos encontrados. El colectivo tiene una lista con 124 nombres y apellidos. Pero sus responsables temen que la fosa esconda muchos más cuerpos anónimos.

La fosa del camposanto de Puerto Real no aparecía en los documentos oficiales, aunque los archivos sí guardan los consejos de guerra que ordenaron matar a esas 124 personas. Nunca se había sabido exactamente dónde estaban. Las catas arqueológicas realizadas en una parte del cementerio han permitido encontrar restos de munición, cal y los primeros huesos. “Todo se ha descubierto en tres catas en unos cuadrados de un metro y cuarenta centímetros cada lado. A 80 centímetros de profundidad ha aparecido el primer cadáver”, relata el presidente de la asociación en Puerto Real, Francisco Aragón.

La concreción de los hallazgos eleva el drama, humaniza la tragedia. Una zapatilla, algunas prendas raídas, un botón, cráneos y varios huesos, de diferentes personas, un casquillo de bala hecho en Pirotécnica del Sur, en Sevilla, en un año clave: 1936. Esas catas son para la Asociación de la Memoria Histórica de Puerto Real prueba suficiente para corroborar lo que varios veteranos vecinos de la localidad ya les habían relatado. Entonces no tenían más de nueve años pero recuerdan los fusilamientos y la pila de cuerpos dispuestos para ser enterrados. Son los recuerdos que han permitido dar con esta fosa.

La asociación ya ha solicitado a las autoridades el inicio de los trámites para la exhumación e identificación de los fallecidos. “Queremos que se haga cuanto antes”, urge el presidente del colectivo.

La Junta de Andalucía es la que debe conceder el permiso y proceder al análisis de los restos. Los archivos civiles y militares consultados por los expertos en memoria histórica revelan que en el cementerio de Puerto Real se produjo en 1936 el fusilamiento de, al menos, 124 personas, cuyos nombres y apellidos están en registros de los consejos de guerra de aquel año. Fueron asesinados por su vinculación con el bando vencido. “Pueden estar los 124 o quizás haya muchos más. Es lo que hay que averiguar lo antes posible”, cree Aragón.

La fosa común ha sido tapada a la espera de que la administración autorice la exhumación. Pero a esos muertos ya se les homenajea. El domingo pasado, durante el anual acto de recuerdo que en el cementerio de Puerto Real se ofrece a las víctimas de la Guerra civil, la comitiva se trasladó desde un monumento levantado a la causa hasta el lugar donde se supone que descansan los restos de decenas de fusilados. Esos muertos ya tienen sus primeras flores.