Seguidores

miércoles, 8 de agosto de 2012

Inician la toma de muestras en la fosa de Teba


El segundo enterramiento colectivo de demócratas fusilados en Andalucía ha permitido la localización de 151 cuerpos

JUAN JOSÉ TÉLLEZ en Publico.es

A lo largo del mes de agosto, se iniciará la toma de muestras para la realización de pruebas de ADN en la segunda mayor fosa de fusilados que ha sido localizada en España, la del cementerio de Santo Toribio, en Teba (Málaga), donde han sido localizados 151 cuerpos sobre un listado inicial de 125 nombres. La excavación en sí, dirigida por el arqueólogo Andrés Fernández, concluyó a finales de junio y en la actualidad se lleva a efecto la memoria de los trabajos.

En cualquier caso, la investigación genética se inicia con la toma de muestras de saliva y gota de sangre a los familiares de quienes se supone que se encuentran allí. Se trata de parientes repartidos por toda la península e incluso asentados en otros países: de hecho, durante este mes, volverá a Teba una pareja domiciliada en Washington, en Estados Unidos, a fin de realizar dicho trámite. Los trabajos, con todo, son costosos y por dicha circunstancias no es posible aventurar una estimación sobre cuánto tiempo tardarán en completarse: "En cualquier caso, podremos contar con un banco de datos que permita identificar a los cuerpos que ya han sido identificados, depositados en cajas con sus datos antropológicos correspondientes. En el momento en que cuenten con la autorización de los familiares, se hará público el listado de nombres".

Las fosas excavadas, sin ningún tipo de identificación, no se encuentran lejos del patio central del camposanto, donde destaca una docena de tumbas en mármol blanco, fechadas en agosto de 1936, con los nombres de los difuntos y la leyenda: "Vilmente asesinado por los enemigos de Dios", aunque en otras lápidas no falta el latiguillo habitual de las "hordas marxistas".

Especialmente sangrienta fue la noche del 23 de febrero de 1937, cuando las tropas de Queipo de Llano, que llevaban cinco meses en el pueblo, festejaron a su manera que se hubiera roto finalmente el frente de Málaga. Así que vaciaron las dos cárceles improvisadas donde habían encerrado a numerosos vecinos muchos de los cuales habían regresado a dicha localidad malagueña confiando en la propaganda fascista que prometía el perdón a quienes no tuvieran delitos de sangre. Sin embargo, los presos fueron concienzudamente fusilados en grupos de diez junto a las tapias de ese mismo cementerio.

La noche del 23 de febrero de 1937 fue trágica: 84 fusilados para celebrar la ruptura del frente de Málaga

"Lo que hemos encontrado se corresponde mucho con los datos orales -afirma Andrés Fernández--. En toda la serie de ejecuciones, siempre se dijo que el momento más significativo fue el de la llamada Noche de los 80, el 23 de febrero de 1937, cuando fueron fusiladas 84 personas. Arqueológicamente, hemos identificado una fosa con ese número de cuerpos apilados, sin diferenciación entre unos y otros, ni separación de tierra entre los restos. Fueron arrojados a una misma fosa en un intervalo muy breve".

También allí, por contraste, se ha localizado una fosa con dos cadáveres, correspondientes a otras dos personas que fueron fusiladas juntas. Según la tradición local, entre los reos de muerte figuraron tres mujeres: una de ellas se encontraba embarazada, tenía 22 años y su único delito consistía en haber enarbolado una bandera republicana, durante la jornada del 1 de mayo de 1936. Junto a los cuerpos se han encontrado proyectiles de dos tipos, de pistola y de fusil, con el indicativo PS, Pirotecnia de Sevilla, en las balas. En muchos casos, hay indicio de tiro de gracia. Había tanta sed de sangre que ni siquiera registraron los bolsillos de los difuntos entre cuyos restos se han localizado ahora monedas, mecheros e incluso medallas de la Virgen del Carmen, patrona de la localidad.

"Estamos trabajando en cuadrar la secuencia de tiempo de las ejecuciones. Empiezan a matar en octubre de 1936, cuando las tropas franquistas toman el pueblo, y siguieron haciéndolo hasta diez años después, en 1946, según la documentación que tenemos localizada. Las últimas víctimas fueron de la guerrilla, del maquis, pero sus cuerpos no están en la fosa. No hemos excavado todavía en el llamado Patio Civil o Patio de los Colgados".

El coste de las excavaciones

Andres Fernández arrastra una larga experiencia como arqueólogo de las fosas ocultas de la guerra civil. De hecho, participó de forma activa en la excavación de la del cementerio de San Andrés en Málaga, la mayor existente hasta la fecha y en donde se localizaron 2.838 cuerpos. Ahora, le aguarda un reto personal, el de la excavación del cementerio de su propio pueblo, Villanueva de Cauche, también en Málaga, donde se encuentran enterrados ocho vecinos de Casabermeja y uno de Periana, ejecutados durante los primeros días de la represión que siguió al Golpe de Estado del 36.Esta vez, será él mismo quien asuma los costes.

En otros casos, ha formado parte de equipos, como el de San Rafael, que ha contado con subvenciones públicas, que en esa fosa alcanzaron la cota de 500.000 euros correspondientes a varias instituciones que sumaron fuerzas para afrontar un esfuerzo presupuestario y arqueológico de tanto calibre. En el caso de Teba, el importe de los trabajos ha oscilado en torno a 54.000 euros, que hubo que estirar con imaginación para cubrir el coste de los estudios pormenorizados de las 151 victimas, tanto a nivel arqueológico, antropológico e individualizado, así como la presencia de cinco personas a lo largo de seis meses.

En la Asociación de la Memoria de Málaga, que actualmente titula Miguel Zenón tras un relevo en su junta, existen ciertos prejuicios sobre el coste de las excavaciones: "La memoria no puede ser negocio, no puede generar ingresos para nadie", afirma Zenón.

"No nos conformamos con sacar cuatro huesecitos -asevera--. No difunden nada. En estos casos, se buscan familiares para que lloren y luego se llevan los restos a su pueblo, todo está oculto. En San Rafael no se va a conseguir identificar ni siquiera a uno de los 2.700 que dicen que sacaron. No nos permiten acceder a los restos que están en los sótanos de Pacemasa, la empresa del cementerio, pendientes de que algún día se haga el monumento. Tenemos pruebas fotográficas de las barbaridades que han cometido y un dossier que hemos enviado a diferentes administraciones, que no nos hacen caso porque esto le hace daño a los grandes partidos, con el apoyo de Izquierda Unida".

Esa Asociación también pretende llevar a cabo ahora una exhumación particular, en la localidad de Istán en donde con cargo a su propio presupuesto, sin subvención alguna pero a partir de un acuerdo entre los familiares y el ayuntamiento, procederá a sacar cuatro cuerpos, durante esta primera semana de agosto: "Se encuentran en una cuneta, muy cerca del pueblo. Y queremos hacerlo con dignidad, como creemos que se deben hacer estas cosas".

En la Asociación de la Memoria de Málaga hay cierto prejuicio por el coste de las excavaciones
Fernández discrepa de este análisis crítico y celebra que en San Rafael pudieran localizarse tantos miles de cuerpos. Su equipo llevó a cabo una memoria en la que ahora pretende basarse el protocolo de actuación oficial para poner en valor tan siniestro hallazgo y brindar la mayor dignidad posible a los restos recobrados tanto en Málaga como en Teba: "Yo no voy a valorar mi trabajo. Al principio éramos los mejores del mundo y ahora somos los peores, al menos para algunos. Lo cierto es que ahora mismo, en San Rafael, todo está parado, aunque ya existe un acuerdo con Medicina Legal para recoger las muestras de ADN a los restos óseos para contrastarlas con las de los familiares.

El problema es que en Málaga existe una relación con 4.500 nombres de víctimas y sólo tenemos localizado a un cuatro o cinco por ciento de los familiares. Hay otro problema por la cantidad de cal de los enterramientos, que provoca que el ADN se vaya perdiendo. La actual directiva de la Asociación no ha visita los trabajos de Teba, aunque al principio se pusieron en contacto con el coordinador, pero no han llego a ir, aunque si lo han hecho todos los medios de comunicación, los familiares, y los vecinos de Teba que han participado en las exhumaciones. Y todos ellos han visto lo meticulosos y lo pulcros que hemos sido con la excavación".