Seguidores

viernes, 5 de diciembre de 2008

AMERE pide al Bipartito que no demore más la retirada de la simbología franquista de las calles y plazas.


AMERE recuerda que hace ya casi un mes que el Ayuntamiento de San Fernando decidió aplicar “a su manera” la ley de Memoria Histórica y anunció que ya había dado órdenes a Vías y Obras para la retirada de las placas y símbolos de la dictadura y los frisos de la estatua del golpista Varela. Pero hasta ahora no ha hecho nada al respecto. Sin embargo, señalan desde AMERE “sí que se apresuró a preparar la Iglesia Mayor para recibir a la Vicepresidenta del Gobierno y a preparar la instalación de las luces de Navidad, derroche sin igual para un ayuntamiento con graves problemas financieros”.
Desde AMERE dicen seguir preguntándose por qué razón el bipartito PA-PP mantiene un monumento Varela, colaborador de Franco en el golpe de estado del 36, cuando hasta en la patria chica del dictador, El Ferrol, han decidido retirarle todos los honores esta misma semana y su estatua ya hace bastante tiempo. La asociación memorialista cree que el auténtico motivo es el temor a la pérdida de votos de la derecha más rancia de nuestra ciudad y mucho más ahora que tiene de socio de gobierno al PP, partido que en el ayuntamiento de El Ferrol se abstenía en la retirada de los honores a los golpistas, al igual que hicieron hace poco en El Puerto y que representa a esa derecha que se niega a condenar la dictadura alegando que todo esto sólo sirve para abrir viejas heridas.
Pero en modo alguno –explica AMERE- es abrir viejas heridas darle sepultura a los propios muertos, pues es un derecho que tienen todas las víctimas de la represión enterrar a sus padres y madres, abuelos y abuelas, hermanos y hermanas as que yacen desconocidos en cunetas y fosas comunes por todo nuestro país. En San Fernando, donde la represión fue especialmente virulenta, existe una fosa común en el cementerio en la que ni tan siquiera existe un monolito decente que aluda a quienes y por qué están enterrados allí un elevado número de personas. Según testimonios orales también existen enterramientos indignos en la población militar de San Carlos, aunque de momento sólo se cuente con conjeturas acerca de su ubicación.
“Todas las instituciones están obligadas a aplicar la ley, les guste o no y cuando, como en este caso, una institución como el Ayuntamiento de San Fernando no lo hace, demuestra no solamente su escaso talante democrático sino su poca sensibilidad para con las personas que defendieron la legalidad y los valores constitucionales, valores que por otra parte pretende homenajear en 2010 manteniendo en nuestra principal plaza a quién más luchó contra ellos, lo que demuestra la falta de coherencia de este gobierno municipal”, critican desde la asociación para la recuperación de la memoria histórica en San Fernando.
Por último AMERE espera que desde el gobierno municipal sepan explicar a los representantes iberoamericanos que vendrán a nuestra ciudad los valores constitucionales y democráticos de un señor que colaboró activamente en la implantación de un régimen que exterminó a todo el que pensaba diferente, y por esa colaboración se le levantó el monumento “que ofenderá y prostituirá todos los actos del 2010”.