Seguidores

sábado, 21 de julio de 2012

El cortijo 'El Marrufo' desvela el horror de la represión franquista


Isabel Laguna (EFE)

El cortijo de 'El Marrufo', ubicado en el valle de Sauceda, en Cádiz, albergó, según los historiadores, un campo de concentración, ejecución y tortura franquista, un horror que ahora, cuando se han localizado los primeros cuerpos enterrados en sus fosas, comienza a revelarse.
Hace apenas diez días que los trabajos arqueológicos en esta fosa común, en la que podrían estar los cuerpos de entre 300 y 600 víctimas de la represión franquista, comenzaron y ya han sido hallados los primeros nueve cuerpos, algunos de ellos con evidencias de tiros de gracia en sus cráneos.

El equipo de arqueólogos y antropólogos que trabaja en la exhumación de esta fosa común, considerada como una de las mayores del país, iniciarán mañana el proceso de identificación de los cuerpos localizados, mediante el envío de muestras de saliva de familiares a los laboratorios.
El representante de la Asociación de Familiares de Represaliados por el Franquismo de La Sauceda y El Marrufo, Andrés Rebolledo, ha explicado hoy en el campamento instalado en el cortijo para la exhumación de los cadáveres que los trabajos continuarán porque "queremos sacar del olvido" a estas víctimas en una tarea en la que se proponen también "buscar la verdad" para reclamar "justicia y reparación".

Por ello, mientras se continúa con la búsqueda de cuerpos, incluida en una segunda capa de profundidad del terreno, el equipo que investiga el terreno mantendrá mañana un encuentro con personas que creen que alguno de sus familiares pudieran estar en esta fosa.

En este encuentro les explicarán cuáles son los trabajos que se están realizando y, cómo antropólogos forenses, realizan labores de identificación de sexo y edad, para facilitar la identidad de las personas que fueron fusiladas en la fosa común, considerada por historiadores como la mayor de la provincia de Cádiz.

El colectivo explicará también mañana a los familiares el proyecto que han presentado para la rehabilitación del cementerio de La Sauceda, al objeto de poder trasladar allí los cuerpos y darles "una sepultura digna", así como la creación de un lugar de la memoria.

Andrés Rebolledo ha explicado también que, para la semana que viene, esperan la visita de políticos, entre ellos la del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, para que vean los trabajos y "tomen buena nota de la responsabilidad que la Administración debe tomar en este sentido".

Junto al hallazgo de los nueve primeros cuerpos, "en algunos de los cráneos ya se evidencia la presencia del tiro de gracia", el equipo de arqueólogos ha localizado también otros objetos pertenecientes a las víctimas, tales como cremalleras de prendas de vestir, algún sombrero, alguna suela de zapato, botones de nácar o incluso una pipa de fumar.

La Federación Estatal de Foros por la Memoria del Campo de Gibraltar informó del hallazgo de esta fosa en septiembre del año pasado.

Según sus cálculos, podrían ser entre 300 y 600 las personas ejecutadas por parte de los franquistas desde noviembre de 1936, cuando cuatro columnas sublevadas ocuparon en una acción combinada el cortijo 'El Marrufo', hasta abril de 1937.

Antes de ser ocupado, la zona del cortijo 'El Marrufo', la última de la región en resistir el avance de los rebeldes, constituyó el refugio final de los republicanos que huían del ejército franquista.