Seguidores

martes, 7 de julio de 2009

El PA y el PP deciden que Varela se queda en la plaza de Rey

De Bernardo y Pedemonte del lado de los golpistas

La remodelación de la plaza del Ayuntamiento, mantiene en el mismo sitio la estatua ecuestre del general golpista Varela.
El Ayuntamiento de San Fernando gobernado por el PA y el PP, mantiene su postura de no retirar la estatua del genocida Varela que preside la céntrica plaza del Rey.

A pesar de que en el 2008 se aprobó en Pleno algunas decisiones relativas a la aplicación de la Ley de Memoria Histórica (entre ellas, la retirada de honores y distinciones a Franco y a otros militares destacados en la sublevación o el cambio de nombre de algunas calles) y a pesar de que el alcalde manifestó públicamente haber dado instrucciones a Vías y Obras para que se retiraran los frisos que enaltecen la matanza fascista, no solo no se ha llevado a cabo ninguno de estos acuerdos sino que la estatua ecuestre se ha convertido en un tema tabú para el equipo de gobierno, que ha eludido la cuestión durante más de un año debido a la fuerte presión de los nostálgicos franquistas que aún hay en la ciudad y a sus socios de gobierno del PP.

Y el momento ha llegado. El primer boceto que se ha elaborado para la reforma de la plaza del Rey con el proceso de reurbanización y semipeatonalización de la calle Real incluye en el mismo sitio que ahora la estatua ecuestre. Así lo afirmó el delegado municipal de Promoción y responsable de la coordinación de los trabajos del tranvía, el andalucista Manuel Prado.

Aunque, de momento, se trata tan sólo de un boceto que luego tendrá que transformarse en un proyecto urbanístico que tendrá que ser aprobado y sometido a exposición pública, el documento deja bien claro que el Ayuntamiento no tiene intención alguna de cambiar de sitio o retirar el monumento de la plaza del Rey.

En junio de 2008, la Junta de Gobierno Local acordó elevar a pleno la retirada de honores y distinciones así como el cambio de nombre de varias calles y la retirada de símbolos franquistas de varios edificios y fachadas. Se hablaba entonces de abordar un proceso gradual para aplicar la Ley de Memoria Histórica. Fue después del verano -en octubre- cuando la primera propuesta se elevó a pleno, donde fue aprobada.

La estatua ecuestre del general Varela no se incluyó en esta batería de actuaciones. Se alegaba desde el Ayuntamiento que se había emprendido un estudio histórico y un proceso de recogida de información sobre el monumento y se había consultado a la Junta de Andalucía sobre la actuación a adoptar habida cuenta de la "reconocida valía artística" de la obra. Se proponía, como alternativa, la retirada de los frisos y grabados situados en la peana de la estatua ecuestre, con alusiones directas a victorias fascistas de la Guerra Civil.

Sin embargo, nada se ha hecho desde entonces y Varela y sus frisos seguirán presidiendo la plaza del Ayuntamiento: Manuel María De Bernardo y Carmen Pedemonte se siguen posicionado del lado de los golpistas y siguen ignorando e incumpliendo la Ley.