Seguidores

domingo, 19 de julio de 2009

Recuperando la Memoria



El presidente de la Asociación de Víctimas y Represaliados del Franquismo, Gervasio Puerta, se ha reconocido "emocionado" al ver la fosa común de Milagros, donde esta semana se han desenterrado restos de 45 personas asesinadas a principios de la guerra civil española.

A sus 88 años, ha recordado que su padre, que era precisamente de Milagros, se acababa de ir a Madrid cuando se produjeron los asesinatos "porque si no seguramente tendría estaría en una de estas fosas".

Tras recordar que después de la guerra civil española -donde participó en el bando republicano y luego pasó a Francia para luchar contra los nazis antes de regresar a España e ingresar en prisión- Puerta ha considerado que "ver fosas como la de Milagros recuerda lo canallesco de algunas personas, que no tenían escrúpulos ni vergüenza".

Un equipo de más de 20 personas, encabezados por el forense Francisco Etxeberria, han trabajado esta semana en la fosa de Milagros para extraer los restos de 45 hombres, entre ellos los de dos adolescentes de 16 y 17 años, todos ellos militantes de izquierdas, sindicalistas o cargos públicos municipales de la comarca de Aranda del Duero Parte del equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, que ha colaborado con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en la exhumación se ha quedado aún en la zona para extraer tres cuerpos más que se encuentran enterrados en otro término municipal, en Villalba, a unos 5 kilómetros de Aranda de Duero.

En este caso, se trata de dos vecinos de La Aguilera y uno de Gumiel del Mercado que están perfectamente identificados y que fueron apresados y asesinados por falangistas en el verano de 1936.

A lo largo de la mañana de hoy se han acercado a la fosa varios familiares de personas desaparecidas en la zona durante la guerra civil, que han sido atendidas por voluntarios de la asociación y de Psicólogos Sin Fronteras, que ha enviado a varios miembros a Milagros para apoyar a las familias.